“Los milagros y el fluir de la música bajo el agua” – article on El Economista, Mexico

press May 11, 2017

La artista Tomoko Sauvage busca llevar al espectador por un paseo de meditación a través de su propuesta sonora.

temporare view with window

Este viernes, la artista franco-japonesa Tomoko Sauvage inaugurará su instalación acústica In Curved Water en el Ex Teresa Arte Actual, con un performance que espera, sea capaz de generar… un milagro.

Tomoko tocará un instrumento diseñado por ella, conformado por tazones de porcelana llenos de agua (waterbowls), amplificados con hidrófonos (micrófonos subacuáticos), cuyo sonido es difícil de controlar porque depende de varios factores, por ejemplo, las cualidades acústicas del espacio, la evaporación del agua que disminuye la cantidad de agua de los tazones y modifica la frecuencia, la cantidad de gente.

Todos estos elementos pueden generar el fenómeno de feedback (retroalimentación), así pues, si la ejecución no se lleva a cabo de una manera óptima, en vez de generar una experiencia bella y meditativa, Tomoko podría generar ruido y estridencias, pero si todo se conduce de manera adecuada ocurre lo que Tomoko llama un milagro: “Yo juego con la acústica del espacio y todo el tiempo es diferente. 
El feedback puede ser peligroso, porque el sonido podría lastimar los oídos. Pero trato de controlar la fluctuación y a veces un milagro ocurre. De pronto emergen frecuencias que no esperaba… y se vuelve un momento milagroso”.

El sonido del instrumento se crea a través del goteo, pero para controlar las fluctuaciones que el feedback puede generar, Tomoko usa sus manos: las introduce en los recipientes para ir cambiando las frecuencias es un acto que ella considera cercano al arte de la caligrafía, y que al final resulta meditativo.

Tomoko explica lo anterior de manera más formal: ““El tono de una nota cambia dependiendo de la cantidad de agua y ésta se balancea cuando el agua se agita, por eso lo de ‘agua curvada’. Como un arco iris, necesita ciertas condiciones para que aparezcan curvas perfectas”.

El instrumento de Tomoko tiene su origen en el sur de la India, el jalatharangam: “Me fascinó la simplicidad del dispositivo y la fluidez del sonido. El sonido de esta instalación es creado por el uso de gotas de agua, generadas con un sistema de goteo por hielo derretido”.

Tomoko toca por intuición. No tiene una partitura establecida así que debe improvisar. Pero tampoco es que se aviente “a la brava”, y es que la artista japonesa estudió formalmente música clásica y jazz, así como música antigua de la india, además de que conoce el instrumento desde hace 10 años. Es decir, no es una improvisada en el arte musical.
“La música que toco con este instrumento tiene algo que ver con lo sagrado, con los milagros y la meditación”, nos comenta Tomoko, a quien le pedimos que nos diga, qué es un milagro para ella: “Es algo increíble, busco algo increíble y además… desde hace cuatro años hay algunos problemas familiares, así tengo que creer en un milagro. Es algo muy personal y no lo escribo en la descripción de mi concierto, pero esto es como una plegaria 
para mí, es como llegar a algún lugar que está fuera de toda expectativa.

“Y también la interacción con el público puede ser milagrosa, es como si los pudiera sentir, es como un momento mágico. Creo que es parte de la concentración, del acto de escuchar de manera profunda… y de pronto parece que te conectas con algo cósmico. Es algo tan fuerte que no puedo describir”, concluye la artista.

El proyecto In Curved Water fue curado por Eric Namour. La inauguración incluirá un performance de la artista, este viernes 31 de marzo a las 18:30, en Ex Teresa Arte Actual (Calle Licenciado Verdad 8, 
Centro Histórico).

@faustponce

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2017/03/30/milagros-fluir-musica-bajo-agua